Ya se va acabando el verano y antes de que nos demos cuenta aparecen las bajadas de temperatura y días de lluvia propios del invierno. Todos los años dedico una jornada a preparar mis muebles de exterior para los cambios climáticos que se avecinan y mantenerlos en condiciones óptimas para la próxima primavera.

Para ello, son interesantes los siguientes tips:

  1. Utilizar Fundas Protectoras: Es aconsejable cubrir los muebles con fundas especiales para protegerlos de la lluvia y otras inclemencias. Para un uso óptimo, debemos asegurarnos que queden bien ajustadas a los mismos y que sean transpirables e impermeables.
  2. En el caso de los muebles de Madera de Teca, no es necesario cubrirlos debido a su resistencia, pero es importante aplicarles un tratamiento sellador de Teca para evitar que se oxiden con el tiempo.
  3. Si tus muebles son de Mimbre o Ratán Natural, sería aconsejable barnizarlos para evitar que la lluvia los estropee. Para el acabado del barniz, puedes elegir entre mate, satinado o brillante de acuerdo a tus preferencias.
  4. Para los muebles de Acero Inoxidable es muy útil la aplicación de un tratamiento en aceite para limpiarlos y protegerlos a la vez, idealmente una o dos veces al año.
  5. Los muebles de Granito son los más resistentes; con un revestimiento de sellado adecuado conseguimos que estén impecables durante años.

Vamos a entrar un poco más en detalle en los procesos de conservación de los Muebles de Metal y los de Madera:

Muebles de Metal:

  • En primer lugar, es imprescindible retirar el óxido con un cepillo especial para metal y, si fuese necesario, eliminar la pintura y suavizar la superficie con una lija de grado medio.
  • A continuación, debemos limpiar a fondo y desengrasar la superficie con un limpiador universal.
  • Una vez limpio, aplicamos una capa de imprimación antioxidante para que la pintura agarre mejor.
  • Finalmente, daremos dos manos de pintura o esmalte, dejando el tiempo de secado adecuado entre ambas. En el caso de las esquinas o ángulos, es mejor aplicar una tercera capa para conseguir un resultado perfecto.

Muebles de Madera:

  • Inicialmente, deberíamos pasar una lija para pulir e igualar la superficie que vamos a trabajar.
  • A continuación, limpiaremos a fondo la madera, cubriendo las posibles aplicaciones de metal con cinta de carrocero.
  • Una vez limpio y seco, aplicaremos una capa de fondo protector para madera.
  • Finalmente, daremos un par de capas de barniz o protector decorativo para conseguir un resultado idóneo.

Después de estas medidas, por muy duro que venga el invierno, creo que mis muebles de exterior estarán protegidos para poder disfrutarlos la primavera que viene. ¿Qué os han parecido estas acciones preventivas? ¿Cómo los protegéis vosotros?

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *